Una nueva esperanza

Mientras la humanidad se encuentra inmersa en el miedo que está generando esta pandemia, está surgiendo a la vez una nueva esperanza para que la humanidad evolucione gracias a esta experiencia.

Son muchas las pruebas que indican que el COVID-19 ha podido ser un virus creado en un laboratorio. Una hipótesis que cada día tiene más peso y que está ayudando a despertar a muchas personas que nunca se habían imaginado que el control sobre la humanidad podría llegar hasta el punto en el que nos encontramos.

Por esta razón, una de las principales consecuencias directas de esta pandemia, además de las económicas y sociales, está siendo que cada día más gente dude de las versiones oficiales que nos venden las empresas políticas y los principales medios de comunicación. Y que la humanidad en su conjunto comience a dudar de las versiones oficiales es sin duda un gran avance para el despertar de la consciencia.

Cuando analizamos el siguiente paso en nuestra evolución en “hacia una nueva humanidad”, nos referimos al desmoronamiento de las estructuras políticas, sociales y económicas como una de las claves para poder avanzar en este despertar. Y quizá esta crisis siembre la semilla del fin de estas estructuras y sirva para empezar a construir un mundo nuevo.

Ya señalamos en “un cambio de consciencia” que la imagen de la clase política había quedado duramente señalada durante esta alerta sanitaria. La falta de previsión y la ineptitud que hemos visto en casi todos los países del mundo a la hora de tomar medidas, han dejado en evidencia la capacidad de estas organizaciones para gobernar el mundo.

Una ausencia de medidas que en muchos casos se han podido hacer de manera deliberada siguiendo el plan mundial de la creación de este virus. Un plan llevado a cabo por unas estructuras ocultas que tratan de dominar a la humanidad a través del miedo y que controlan a las estructuras políticas y a los principales medios de comunicación.

Comprender esta realidad es fundamental para entender como está funcionando el mundo. Un mundo en donde el 1% de la población controla los recursos y la económica del 99% restante. Una minoría que no quiere que la humanidad avance hacia el siguiente paso en nuestra evolución, hacia el despertar espiritual.

No quieren una humanidad despierta sencillamente porque perderían todo su poder, un poder gobernado por el ego de esta “tercera dimensión” en la que nos encontramos, que terminará cuando evolucionemos a la “cuarta dimensión espiritual”.

Para tratar de evitar esta evolución, estas estructuras ocultas tratan de mantener a la humanidad dividida utilizando herramientas como el miedo, la división, el odio y la confrontación. Y para llevar a cabo su plan, no dudan en disfrazarse aprovechándose de todos los movimientos sociales, en muchos casos honorables, para mantener al pueblo dividido. Y suelen conseguir con ello mantener a las sociedades polarizadas y distraídas de la verdadera realidad.

¿Qué podemos hacer al respecto?

La respuesta que tenemos que dar empieza dentro de cada uno de nosotros. Solo actuando en consciencia podremos conseguir avanzar en nuestra evolución sin que estas estructuras puedan hacer nada para evitarlo. Si ellos proponen miedo, odio, división y confrontación, nosotros deberíamos actuar desde la paz, la armonía y el amor.

Una teoría que resulta tan sencilla como difícil de aplicar. Para tratar de entender lo complicado que puede resultar aplicarla en nuestro día a día, vamos a hacer una valoración muy simplista de nuestro entorno. Si observamos y analizamos a la humanidad en una visión conjunta, podemos apreciar tres tipos de creencias que destacan por encima de las demás.

Por un lado están los seres humanos que viven dentro del sistema establecido de creencias sin preguntarse nada más allá de la realidad que conocen. A pesar de ello, aquí también hay seres que por naturaleza ya actúan en consciencia y presentan una frecuencia vibracional alta pese a estar inmersos en esta realidad.

Por otro lado están los seres humanos que entienden que hay un poder oculto que maneja esta realidad. El problema es que en muchos casos estos conocimientos provocan que vivan inmersos en la conspiración, lo que les hace estancarse y no consiguen ver más allá de esa realidad.

Por último están los seres humanos que entienden que esto va más allá de la realidad física y son más conscientes de nuestra realidad espiritual. Aquí también hay seres que pese a ser conscientes de esto, no consiguen actuar en consciencia por su entorno, por sus circunstancias o porque siguen enredados en tratar de despertar a los anteriores. Por encima de este grupo se situarían los seres humanos con una frecuencia vibracional alta que además actúan en consciencia plena, el ejemplo a seguir para todos.

Esta división social resulta sencilla para entender lo difícil que es llevar a cabo el plan de actuar en consciencia cuando nuestro entorno se encuentra tan dividido. Es cierto que la situación actual está aumentando el número de seres humanos que empiezan a dudar de esta realidad y empiezan a ser más conscientes, pero también es importante, como hemos dicho, evitar estancarse en la conspiración del poder oculto para intentar ir más allá y vencer a la oscuridad.

Probablemente nos encontramos a las puertas del nacimiento de una nueva humanidad, y a pesar del miedo que cada uno de nosotros pueda sentir, ya no solo por nosotros, también por nuestros familiares, por nuestros amigos y por las consecuencias económicas y sociales que esto les puede provocar, surge hoy también una nueva esperanza a la que todos nos debemos aferrar.

La esperanza por construir un mundo más justo, más solidario, más unido, más en armonía con la naturaleza, menos material y más espiritual, está hoy más que nunca en nuestras manos. Ha llegado el momento de poner en práctica toda esta teoría y dirigirnos hacia el siguiente paso en nuestra evolución, hacia una nueva humanidad.

MOVIMIENTO DESPIERTA

5 comentarios en “Una nueva esperanza

  1. Candy Benavides 16 junio, 2020 — 11:30 pm

    Dios les bendiga por sus palabras de aliento.

    Me gusta

  2. Felicidades, no pudo haber escrito y publicado mejor realidad q este, bendiones y muchas gracias

    Le gusta a 1 persona

  3. Rosa Leonor Medina Hermoso 14 junio, 2020 — 7:14 pm

    Yo si creo en el despertar espiritual,pero desde mi covicción cristiana humanista,este despertar deconciencia va a unificar y preparar las almas para el inminente regreso de Jesus y el establecimiento del reino eterno.¡¡¡¡¡

    Me gusta

  4. Como siempre, artículo trabajado, documentado y muy interesante. Enhorabuena. Yo no creo que el virus fuera creado en un laboratorio ni que los gobiernos del mundo actuaran a destiempo siguiendo instrucciones, sin embargo, sí me ha gustado mucho, además del análisis general, esa invitación al amor, la paz y el buen rollo del final. Yo soy optimista y sí pienso que un porcentaje de la población mundial ha tomado nota de todo esto para unirnos en lo más importante y no dejarnos dividir, aunque algunos se empeñen en hacer lo contrario. Y el resto que quedan por ser convencidos, ya caerán, pues se vive mucho más a gusto en la concordia, el respeto, la solidaridad, el apoyo y el debate sano y constructivo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close